Mensaje a medios de comunicación del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, con motivo de la Cumbre de Líderes del G20

AddThis Social Bookmark Button
Mensaje a medios de comunicación del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, con motivo de la Cumbre de Líderes del G20, que se realizará en Los Cabos Baja California Sur, que tuvo lugar en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos

Mensaje a medios de comunicación del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, con motivo de la Cumbre de Líderes del G20, que se realizará en Los Cabos Baja California Sur, que tuvo lugar en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos

México, D.F., a 12 de junio de 2012.



Muy buenos días, señoras y señores de los medios de comunicación.

Amigas y amigos:

Quiero agradecer la presencia de todos ustedes aquí, en Los Pinos, la casa de todos los mexicanos.

Los he convocado para hablar de la Reunión Cumbre de Líderes del G20 que, como ustedes saben, se desarrollará los días 18 y 19 de junio, en Los Cabos, Baja California Sur. Se trata de la reunión más importante de líderes que se haya realizado en México.

Desde el inicio de mi Gobierno, me comprometí a impulsar una política exterior responsable y activa, que sirviera como palanca del desarrollo nacional. Y para lograrlo, hemos promovido una agenda internacional ambiciosa, en muchos temas de importancia global, que vale la pena repasar.

Por ejemplo, nuestro país asumió un liderazgo claro, frente a uno de los desafíos más urgentes de la humanidad, o más importantes para la humanidad, como es el desafío del cambio climático.

Por eso, fuimos sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP-16, que congregó a líderes y especialistas de todo el mundo, y en donde se alcanzaron importantes compromisos para frenar el deterioro del medio ambiente, en beneficio de las generaciones actuales y futuras.

En materia comercial, hemos dado pasos significativos para abrir nuevos mercados internacionales a todos los productos mexicanos. Un claro ejemplo, ahora, es la Alianza del Pacífico, que recientemente suscribimos, entre Perú, Chile, Colombia y México, y que facilitará el acceso de productos mexicanos a América Latina, y a la región Asia-Pacífico.

En el ámbito político, México impulsó la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y organizó su reunión fundacional en la Riviera Maya, la CELAC, que constituyó un paso fundamental para fortalecer la interlocución entre nuestros países, de América Latina y el Caribe. Es la primera vez que existe una organización formal, que agrupe a todas las naciones de América Latina y el Caribe, en nuestra historia independiente.

En materia de seguridad, hemos actuado con decisión para fortalecer los mecanismos internacionales de cooperación, para combatir el crimen organizado transnacional. Prueba de ello es el apoyo unánime que obtuvo la propuesta mexicana durante la pasada Cumbre de las Américas, para crear un esquema hemisférico contra la delincuencia organizada transnacional.

Este año, México reafirma su voluntad de asumir un papel de liderazgo en el ámbito internacional, al tomar la Presidencia del Grupo de los 20.

En diciembre pasado, nos convertimos en el primer país latinoamericano y en la segunda economía emergente, después de Corea, en ocupar esta posición tan relevante.

En su calidad de Presidente del G20, México será anfitrión de la Cumbre de Líderes de este organismo. Como he dicho, ésta será la Reunión Cumbre Internacional más importante que se haya realizado en toda la historia.

Por qué es tan significativo este evento?

Porque el G20 es el principal foro de coordinación económica internacional, que incluye las economías emergentes y avanzadas más importantes del mundo.

Porque los integrantes del G20 representamos, juntos, más del 80 por ciento del Producto Interno Bruto mundial, casi el 90 por ciento, si se considera a la Unión Europea, que está ahí representada; el 80 por ciento, también, del comercio global y dos terceras partes de la población en todo el mundo.

Sin duda, esta distinción refleja la posición que hoy tiene México como una de las economías más importantes y, también, más sólidas del mundo.

Refleja que somos vistos como una Nación con un sistema financiero robusto y como una potencia exportadora, comprometida con el libre comercio.

Refleja, también, que el mundo nos considera un país responsable, que trabaja en favor del crecimiento y del desarrollo. Es, en suma, reflejo de que México es hoy protagonista, y no espectador, de los cambios globales.

Por ello, la próxima semana, nuestro país recibirá a los principales líderes del planeta.

Quienes nos van a honrar con su presencia son: de Estados Unidos, el Presidente Barack Obama; de China, el Presidente Hu Jintao; de Japón, el Primer Ministro Yoshihiko Noda; de Alemania, la Canciller Angela Merkel; de Francia, el Presidente François Hollande; de Brasil, la Presidenta Dilma Rousseff; de Reino Unido, el Primer Ministro David Cameron; de Italia, el Primer Ministro Mario Monti; de Rusia, el Presidente Vladimir Putin.

De Canadá, el Primer Ministro Stephen Harper; de India, el Primer Ministro Manmohan Singh; de España, el Presidente Mariano Rajoy; de Australia, la Primera Ministra Julia Guillard; de Corea, el Presidente Lee Myung-Bak; de Indonesia, el Presidente Susilo Bambang Yudhoyono; de Turquía, el Primer Ministro Recep Erdogan.

De Argentina, la Presidenta Cristina Fernández; de Sudáfrica, el Presidente Jacob Zuma; de Colombia, el Presidente Juan Manuel Santos; de Chile, el Presidente Sebastián Piñera; de Etiopía, el Primer Ministro Meles Zenawi; de Benín, el Presidente Boni Yayi; y de Camboya, el Presidente Hun Sen.

Se trata de la representación de mayor nivel y mayor importancia de líderes que se haya congregado en nuestro país.

Estamos convencidos de que ésta será una reunión que marcará, desde luego, y para bien, el futuro de México y su presencia en el contexto internacional. Todos ellos estarán aquí, para discutir los principales desafíos de la economía global y para definir acciones que nos permitan recuperar la estabilidad e impulsar el crecimiento económico, tal y como todos lo deseamos.

Durante dos días, los ojos del mundo estarán puestos en México y en las conclusiones a las que llegue el G20, bajo la Presidencia de nuestro país.

Creo, firmemente, que esta Reunión Cumbre, que preside México, adquiere, además, una relevancia muy particular, por las siguientes razones:

Primero. Porque sabemos que México actualmente pasa por un momento económico muy delicado.

Un punto de especial preocupación es, desde luego, la crisis en la zona euro que, a pesar de los esfuerzos recientes, aún no se resuelve, y que sigue presentando una fuente de preocupación para el sistema financiero global en su conjunto.

La crisis de Europa afecta a toda la economía mundial y, por ello, en la presente Cumbre la Presidencia de México buscará que se adopte un plan de acción integral, comprensivo, de largo plazo. Esto es, que no sólo incluirá medidas para enfrentar y resolver la crisis europea que, finalmente, es una crisis coyuntural, sino que, también, propondrá medidas concretas de política pública en áreas clave; en áreas política, fiscal, financiera, monetaria, etcétera, que permitan impulsar el crecimiento global de largo plazo y maximizar la creación de empleo, que es una meta común que tenemos todos los países.

En este sentido, México habrá de reiterar en Los Cabos su compromiso con el libre comercio, como un instrumento fundamental para propiciar el crecimiento global. El mundo tiene que recurrir al comercio para, precisamente, estimular a las economías y generar los empleos y las oportunidades que todos deseamos. Es la herramienta más poderosa para generar empleos que demandan las sociedades de todo el mundo, y muy especialmente el empleo para los jóvenes.

También, vamos a impulsar, en esta agenda global, en este plan de acción de largo plazo, una propuesta en materia de infraestructura global. Una propuesta que buscará construir los mecanismos financieros prácticos, pragmáticos, que permitan vincular, por ejemplo, recursos disponibles de largo plazo, como son los fondos de pensiones, los fondos mutualistas, los fondos soberanos, los fondos de seguros, con activos de largo plazo, como es, precisamente, los proyectos y, en particular, los proyectos, llamados, los proyectos financiados de infraestructura, que representan una gran oportunidad, también, para el crecimiento.

Entonces, lo primero es la agenda de largo plazo.

Segundo. La gravedad de la crisis, también, hace urgente el fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional y la mejora de la regulación financiera.

Todos recordamos, que en el pasado, México vivió crisis financieras terribles, crisis financieras recurrentes, en el que fue necesario, para salir adelante, obtener recursos, solicitar recursos a los organismos financieros internacionales, como fue, por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional.

Hoy, afortunadamente, la estabilidad y la solidez de nuestra economía nos permite ser parte, no del problema, como en el pasado, sino ser parte de la solución; ser parte de las naciones que trabajan intensamente para fortalecer financieramente a estos organismos, a fin de que puedan estar en condiciones de auxiliar a las naciones que hoy están en problemas y evitar una nueva crisis que dañe a la economía mundial.

Insisto. En el fortalecimiento de las instituciones financieras internacionales, hoy México es parte de la solución de los problemas y buscaremos, en esta Reunión del G20, bajo la Presidencia de México, que se fortalezca y se establezcan compromisos concretos para fortalecer estas instituciones y, concretamente, el Fondo Monetario Internacional, para que sea un instrumento ágil y sólido, para enfrentar la crisis económica de todos conocida.

Vamos a trabajar intensamente en la arquitectura financiera internacional. México trabajará, también, para que otros países contribuyan a fortalecer esa arquitectura financiera internacional.

Vamos a buscar, como he dicho, incrementar los recursos del Fondo Monetario. Y, también, dado que México es parte del Consejo de Estabilidad Financiera, que es el mecanismo internacional que define los lineamientos en materia de regulación financiera, México trabajará para que otros países, también, adopten una regulación financiera que impida nuevas crisis.

En particular, vamos a trabajar para que el Consejo de Estabilidad Financiera pueda contar, en esta Reunión del G20, con una estructuración mejor. Que podamos darle una mejor forma corporativa, regulatoria, un mejor entramado, que permita que el Consejo de Estabilidad Financiera sea más eficaz en el cumplimiento de sus funciones.

Y, también, que avancemos, eso esperamos de nuestras discusiones, en mecanismos para implementar lo antes posible los estándares, los parámetros internacionales, en materia de regulación financiera, conocidos también como los Estándares de Basilea.

Tercero. Y muy importante. Desde el inicio de la Presidencia mexicana, nos propusimos ser, también, portavoces efectivos de necesidades y de preocupaciones de países en desarrollo.

Y por eso, como nunca antes, hemos impulsado temas que tienen especial relevancia, desde luego, para todas las economías del mundo, pero especialmente para las naciones más pobres.

Por ejemplo, México buscará que los líderes mundiales adoptemos medidas para propiciar la inclusión financiera; para que se amplíe el acceso a una cuenta de ahorro, al crédito, al seguro, a más y más personas en el mundo, a pequeños empresarios, y también a amas de casa, a trabajadores, que hoy en la mayor parte del mundo está excluidos de los beneficios de los sistemas bancarios y financieros.

La inclusión financiera busca eso: que cada persona, a final de cuentas, pueda tener una cuenta bancaria y sea sujeto de crédito, y pueda acceder a los beneficios del financiamiento en sus propias economías. Es ampliar las opciones de desarrollo y éste será un tema fundamental de la Cumbre.

Por lo mismo vamos a promover medidas que permitan a los países contar con sistemas financieros que sean cada vez más incluyentes socialmente.

Por otra parte, la Presidencia mexicana del G20 va a buscar opciones o vamos a discutir opciones de política pública para, al menos, atenuar, mitigar, conocer mejor los fenómenos adversos de la enorme volatilidad de precios de los alimentos y el impacto que éstos, el precio de los alimentos, tiene sobre la población más pobre, no sólo en México, sino del planeta.

Queremos, por ejemplo, impulsar una mayor inversión pública y una mayor inversión privada, una mayor inversión en tecnología y en investigación científica; en agricultura, para elevar la productividad agrícola, para ampliar las capacidades de los pequeños propietarios, para producir más alimentos con los mismos recursos.

Y al propio tiempo, vamos a analizar cómo podemos entender y, si es posible, cómo debieran regularse los mercados financieros, para evitar que componentes de derivados de los mercados financieros impacten adversamente la economía de la gente más pobre, a través del precio de los alimentos.

En ese sentido, México está poniendo un especial énfasis para mejorar la información de los mercados internacionales y prevenir, hasta donde ello sea posible, mitigar la posibilidad de que la especulación financiera incida negativamente, insisto, en el precio de los alimentos y, en consecuencia, en el bienestar de las personas, como lo hemos visto en los años más recientes.

Cuarto. También, la Presidencia mexicana del G20 ha realizado un esfuerzo sin precedentes para tener un enfoque incluyente, que atienda las preocupaciones de países no miembros del G20 y de diversos actores del sector privado y de la sociedad civil.

Hemos mantenido reuniones con países, por ejemplo, como fue recientemente en el caso de los países caribeños; hemos hecho lo propio con el resto de países latinoamericanos no presentes en el G20. Nos hemos hecho eco de las exigencias de las pequeñas naciones insulares; hemos tomado nota, desde luego, de las preocupaciones de otros países que quieren hacer valer su voz y, por lo mismo, hemos tenido intercambio con Primeros Ministros y Jefes de Estado de muchas naciones no integrantes del G20, que nos han transmitido, también, sus preocupaciones y propuestas.

También, hemos dialogado con empresarios de todo el mundo, con sindicatos, con jóvenes, con jóvenes empresarios; con líderes juveniles, sociales, que han presentado valiosas recomendaciones que ya están incluyéndose, precisamente, en la agenda para Los Cabos.

Quinto. La Presidencia mexicana del G20, ha actuado bajo la convicción de que no podemos permitir que la urgencia de la situación actual desvíe nuestra atención sobre los detalles más importantes, o los problemas más importantes para la humanidad, como es el desafío del cambio climático, que ya está impactando dramáticamente a muchas sociedades.

Es el caso, por ejemplo, de la sequía en México, donde el cambio climático ha generado ya una afectación en la condición de vida de millones de mexicanos. En ese sentido, hemos impulsado, precisamente, que el cambio climático y, concretamente, el llamado crecimiento verde, esté presente en la agenda de discusión de la Reunión del Grupo de los 20.

Hemos hablado de promover mecanismos novedosos para canalizar financiamiento privado hacia el crecimiento verde y para el combate al cambio climático. Y, además, tenemos una poderosa contribución proveniente del sector privado.

Efectivamente, alrededor del G20 habrá, no sólo esta Reunión de Líderes de Presidentes, Jefes de Estado, Primeros Ministros, sino que ya se están organizando otra serie de eventos que van a contribuir de manera muy importante a enriquecer el contenido de la agenda de la próxima Cumbre.

Quiero mencionar, de manera destacada, la Reunión del llamado Grupo B-20, el Business 20, a la cual asistirán líderes y tomadores de decisiones de las empresas más importantes del mundo: del ramo de alimentos, del ramo de agricultura, del ramo financiero, del ramo industrial, del ramo automotriz, y un largo etcétera. Los empresarios más importantes del mundo estarán ahí, discutiendo y agregando con sus propuestas el enriquecimiento de la agenda del G20.

En suma. México, en la Presidencia del G20, ha buscado impulsar medidas concretas para enfrentar la emergencia de la economía global pero, al mismo tiempo, está buscando generar una agenda de largo plazo, un plan de acción que implique una agenda de desarrollo con visión de largo plazo.

Por eso, México reafirma, y reafirmará en esta Reunión del G20, su responsabilidad con el mundo.

Hoy, México está planteando al mundo, amigas y amigos, una agenda ambiciosa, una agenda de largo aliento, que queremos sea una agenda para el futuro. Una agenda para el desarrollo económico y social en el mundo, que no se agote, precisamente, en la coyuntura, sino que se preserve y persevere en los años y décadas futuras.

El Gobierno mexicano ha puesto, y seguirá poniendo todo su empeño para que esta Cumbre de Líderes sea todo un éxito, que dé resultados concretos en favor del desarrollo, bienestar para nuestra querida Nación y para toda la humanidad.

Y quiero invitar a los mexicanos, en especial a los sudcalifornianos, a que nos preparemos todos para recibir a nuestros distinguidos visitantes y que este evento sea, verdaderamente, un éxito para México y que sea, también, un evento memorable para los mexicanos y, desde luego, para las naciones y para los ojos del mundo, que estarán puestos, durante varios días, precisamente, en Los Cabos, Baja California Sur.

Yo quiero agradecerles mucho su atención y estoy a sus órdenes, por si tuvieran alguna pregunta.

--oo00oo--

 

Información Relevante

Powered by mod LCA