CUARTO ENCUENTRO NACIONAL DE MICROFINANZAS

AddThis Social Bookmark Button
CUARTO ENCUENTRO NACIONAL DE MICROFINANZAS • Registra PRONAFIM una recuperación de 95% de los préstamos • Se analizará cómo aumentar el número de microcréditos El presidente Vicente Fox Quesada, acompañado por el secretario de Economía, Sergio García de Alba, inaugurará este miércoles 26 de octubre el Cuarto Encuentro Nacional de Microfinanzas, que se realizará en San Juan del Río, Querétaro, en donde se reunirán representantes de más de 200 instituciones microfinancieras de los sectores social y privado, así como expertos en microfinanzas y desarrollo de Perú, Bolivia y Estados Unidos. El objetivo de este cuarto encuentro de microfinanzas es llevar a cabo una exhaustiva revisión de los avances logrados por el Programa Nacional de Financiamiento al Micro Empresario (PRONAFIM), coordinado por María del Carmen Díaz Amador, organismo que en cuatro años ha otorgado un millón y medio de microcréditos a emprendedores mexicanos para que puedan superar su nivel de vida. Como parte del evento habrá una exposición de productos que fabrican microempresarias. El Programa Nacional de Financiamiento al Micro Empresario fue puesto en marcha en el año 2001, bajo la estructura de la Secretaría de Economía, y se ha propuesto fortalecer y ampliar un sistema microfinanciero auto sustentable que ofrezca servicios financieros de calidad, para que a través del desarrollo de pequeñas actividades productivas se generen oportunidades de empleo e ingreso, y se mejore la calidad de vida de los emprendedores y sus familias. El PRONAFIM es la respuesta del gobierno federal, por medio de la Secretaría de Economía, a la tendencia internacional de utilizar el microcrédito como una herramienta para combatir la pobreza moderada. La reducción de la pobreza en todos sus niveles es uno de los Objetivos del Milenio de la Organización de las Naciones Unidas, acuerdo del que México es participante. El tema central del encuentro que se llevará a cabo en San Juan del Río, Querétaro, los días 26 y 27 de octubre, es “la calidad del crédito”, en donde se analizará cómo aumentar el número de préstamos otorgados, sin perder la calidad del servicio financiero que se lleva a personas que tradicionalmente no tienen acceso al mismo. Se busca fortalecer día a día el sistema de microfinanzas en México, para lo cual los participantes revisarán los aciertos, pero también los obstáculos y cómo los han superado. También se hará una revisión del panorama general del microcrédito con conferencistas internacionales, para después analizar casos específicos por medio de talleres. En la primera parte estará el doctor Claudio González Vega, catedrático de la Universidad de Ohio, EUA, quien goza de una larga trayectoria de investigación sobre el impacto social y económico que los microcréditos tienen en la población latinoamericana en condición de pobreza patrimonial. Los bolivianos Marcelo Mellea, de PRODEM, Elizabeth Nava, de FIE, y Guillermo Romano, de ASBA, tratarán los riesgos sistémicos de los créditos y su peso dentro de las instituciones microfinancieras. Estarán presentes además Carlos Viteri, del Banco Pichincha de Ecuador, y directivos de Banorte, para comentar la participación de la banca comercial en el campo de las microfinanzas, incursión reciente y exitosa en nuestro país. Por su parte, Gonzalo Puente, miembro de FINCA-México dictará la conferencia “Un proceso de calidad para mantener una cartera de crédito sana”. Posteriormente, se dictarán ponencias temáticas sobre los bancos comunales, grupos solidarios y créditos individuales, ya que son estas tres las modalidades mediante las cuales se otorgan los microcréditos. Habrá talleres en los que los participantes analizarán todo lo expuesto para vincular las metodologías con la realidad cotidiana, para llegar a conclusiones que sirvan de orientación al sistema microfinanciero. MÁS Y MEJORES MICROCRÉDITOS Uno de los principales objetivos del PRONAFIM es que los créditos que se otorguen a los usuarios sean cada vez más eficientes y eficaces, como parte de una política pública de combate a la pobreza. Esto implica que cualquier préstamo proporcionado cumpla con el objetivo de generar desarrollo para el usuario, ya sea para iniciar o para fortalecer su pequeño negocio al contar con liquidez para la compra de insumos o de equipo. La calidad del servicio se relaciona con que se apliquen y se mantengan controles financieros, tanto de los recursos que reciben del PRONAFIM, como de los que los beneficiados se allegan; lo anterior da lugar a una mayor transparencia y la consolidación de estas instituciones para que sean autosustentables. La tercera faceta de la calidad del préstamo es que sea pagado; hasta la fecha, el PRONAFIM cuenta con la muy exitosa tasa del 95% de pago, lo cual le ha permitido dar la vuelta una y otra vez a los recursos federales y así atender a mayor número de emprendedores. Por último, la dispersión de los servicios de microcréditos es indispensable para consolidar al sistema microfinanciero. La modalidad del microcrédito funciona de manera distinta a la banca tradicional, ya que las promotoras microfinancieras acuden a las colonias y pueblos de su área de influencia geográfica a fomentar y organizar la creación de grupos solidarios de crédito. Gracias a esta metodología, los servicios financieros son llevados a personas que normalmente no tienen acceso a ellos. Sin embargo, las necesidades del país son muchas y PRONAFIM y las microfinancieras buscan la forma de ampliar su cobertura. BANCA TRADICIONAL Y MICROCRÉDITOS Los esfuerzos del Programa Nacional de Financiamiento al Micro Empresario han hecho que la banca tradicional se interese por atender a un amplio sector de la población de escasos recursos, otorgándole también microcréditos. En el próximo 4º. Encuentro Nacional de Microfinanzas, Grupo Banorte expondrá ante las instituciones microfinancieras privadas y sociales del país (IMF’s), cuál es la metodología que está empleando para que el servicio sea funcional, tanto para el usuario como para el banco. Las microfinancieras darán a conocer las distintas formas que tienen de acercar los servicios financieros a personas en condiciones de pobreza patrimonial, mediante promotores que visitan pueblos y colonias en todo el país. Otro de los temas a tratar en este encuentro es la creación del historial crediticio de los usuarios de las microfinancieras. Los emprendedores que acuden por un préstamo para echar a andar un pequeño negocio tienen un alto nivel de cumplimiento, que llega al 95%. Cada vez que pagan un crédito, pueden aplicar por otro y así sucesivamente, para utilizar esos fondos en mejorar su negocio. El límite de un microcrédito es de 30 mil pesos, por lo que si un microempresario necesita una cantidad superior, debe acudir a la banca comercial. Es en este punto que su historial crediticio con las microfinacieras cobra importancia para obtener los servicios financieros tradicionales. El alto nivel de pago de los acreditados se debe a varios factores que van desde el cumplimiento de su palabra hasta la cooperación del grupo solidario de crédito. Además, la metodología con la que trabajan las microfinancieras les enseña a ahorrar de manera sistemática y de acuerdo con sus posibilidades. Sin embargo, los usuarios de microcréditos, por ser personas de escasos recursos, son muy vulnerables a eventualidades como enfermedades o el fallecimiento de un miembro de la familia. Es por ello que PRONAFIM se encuentra promoviendo entre los usuarios y las instituciones un seguro de crédito, por cuotas que van desde un peso por cada mil de préstamo. De esta manera, los microempresarios no ven lesionado su historial por causas ajenas a su voluntad. www.economia.gob.mx

Archivo de prensa

Powered by mod LCA