CORRESPONSABILIDAD, CLAVE PARA ELEVAR LA COMPETITIVIDAD EN MÉXICO, INDICA UN ANÁLISIS DE ECONOMÍA

AddThis Social Bookmark Button
CORRESPONSABILIDAD, CLAVE PARA ELEVAR LA COMPETITIVIDAD EN MÉXICO, INDICA UN ANÁLISIS DE ECONOMÍA • Deben participar los Tres Poderes de la Unión, los tres niveles de gobierno, la iniciativa privada, el sector académico y la sociedad civil • Sólo así se podrá lograr un equilibrio justo y equitativo en las distintas regiones del país Un análisis sobre la competitividad en México, realizado por Gabriel Padilla Maya, coordinador de asesores de la Secretaría de Economía, señala que para elevar la calificación de los distintos indicadores de las evaluaciones hechas por organismos nacionales e internacionales, por su naturaleza y ámbito de aplicación, es un asunto de corresponsabilidad interinstitucional e intersecretarial que involucra a los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal), los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) así como la participación del sector empresarial-privado (patrones - empleados), el sector académico y la sociedad civil. Sin la participación de todos estos actores no será posible elevar la competitividad para asegurar un mayor equilibrio justo y equitativo entre las distintas regiones del país y lograr acceso masivo a mejores oportunidades de bienestar para aquellos mexicanos que se han quedado marginados del desarrollo y viven en condiciones de pobreza. Sin duda alguna la competitividad esta fuertemente vinculada con la estabilidad social y la posibilidad de crear mejores condiciones para que una mayor cantidad de ciudadanos accedan a mejores estándares de calidad de vida. Así como también la competitividad tiene que ver con la seguridad pública, la certeza jurídica, el financiamiento, la infraestructura y el nivel de corrupción o transparencia gubernamental. El reto es una carrera de resistencia, dinámica y relativa que implica avanzar todos los días en un proceso de mejora continua permanente así como evaluarse y compararse con los demás competidores tanto internos como externos. Elevar la competitividad requiere de una visión sistémica o integral para asumir que el reto es el de actualizar y eficientar a diario todos los esfuerzos para impedir un mayor rezago de la competitividad en el país. El presente documento tiene por objeto hacer un análisis más extenso tomando en cuenta las distintas evaluaciones de la competitividad en México para plantear el eje de acción en los próximos años que México debe asumir para el mejoramiento del ambiente económico e impulso de la inversión y los negocios a favor de la generación del empleo en forma creciente y sostenida. El análisis también sugiere que se pueden hacer muchos cambios adicionales a las reformas estructurales o modificaciones a la legislación; como lo es la de modernizar los sistemas de apertura rápida de empresas (SARE) con internet, firma electrónica y nuevas tecnologías que permitan eficientar el clima de negocios y disminuir las barreras a las empresas. Sin embargo, los factores que impactarán significativamente en la competitividad del país, son los que requieren modificar el status quo del Estado de Derecho actual y costos de operar una empresa en México, para que las regulaciones actuales sean más confiables, expeditas y objetivas, así como agilizar y llevar con menos costos la contratación de servicios públicos como agua, electricidad y gas, entre otros. Eliminar la sobre regulación, el número de trámites, para que sean menos onerosos y engorrosos permitirá incorporar paulatinamente a los microempresarios del país al sector formal y vendrá a reforzar la medida adoptada recientemente por el Gobierno Federal del nuevo régimen de pequeños contribuyentes que va de la mano con la creación y registro de los Talleres Familiares. Sólo con mayor competitividad es posible que México transite de una economía basada en la inversión a una propia donde sea la innovación la que gobierne las principales actividades económicas y productivas en el país. Según el Foro Mundial Económico (WEF por sus siglas en inglés), la competitividad es la combinación de factores, políticas e instituciones que determinan el nivel de productividad de un país, lo cual se traduce en el bienestar y la prosperidad que se pueden lograr. Para el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C., la competitividad es la habilidad de una región para atraer y retener inversiones; sin duda un aspecto vinculante como consecuencia de la anterior reflexión. El fortalecimiento de la competitividad y del mercado interno aumentará la posibilidad de que los productos mexicanos puedan mantener y aumentar su participación tanto en el mercado nacional como en el mercado de exportación, y ante las nuevas condiciones internacionales, constituyen la única vía para generar crecimiento, empleo e inversión de forma sostenida. Resultados de los principales organismos evaluadores de competitividad INDICADOR RANKING 2005 RANKING 2006 TOTAL PAÍSES Posiciones ganadas o perdidas World Economic Forum (WEF) 59 58 125 +1 World Economic Forum (WEF) en América Latina 6 6 10 SIN CAMBIOS The Heritage Foundation (Libertad Económica) 62 60 156 +2 Banco Mundial (Doing Business) 62 43 175 +19 IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C.) 31 31 45 SIN CAMBIOS Fuente: Elaboración propia con datos a partir de WEF, The Heritage Foundation, Banco Mundial e IMCO. El resultado de evaluaciones de los distintos organismos nacionales e internacionales coinciden en que la posición competitiva de México no ha avanzado lo suficiente para generar los empleos y el crecimiento necesario. Las principales recomendaciones y oportunidades de mejora detectadas, en términos generales son las siguientes: • Fortalecer, eficientar y transparentar la operación de las instituciones. • Mejorar el sistema judicial para combatir los índices de crimen. • Destinar mayores recursos para educación secundaria y media superior. • Mejorar la infraestructura en sectores estratégicos como transporte, energía y telecomunicaciones. • Impulsar reformas estructurales para crecer a un ritmo más acelerado (fiscal, laboral, energética y del estado). La evaluación de competitividad de una de las instituciones más reconocidas a nivel mundial es la publicada por el World Economic Forum (WEF). En esta evaluación, México observó una caída importante con respecto al lugar obtenido en el año 2000, sin embargo, en ningún año esta encuesta ha conservado el mismo número de países que compone la muestra estudiada, lo anterior aunado a que en el año 2005 se modificó la metodología, como se observa en la siguiente gráfica: Histórico World Economic Forum (WEF) Posición entre países 59 75 80 101 104 117 125 Número de países que componen la muestra Fuente: WEF Si a lo anterior también añadimos que el resultado de la evaluación es producto de una encuesta de opinión de diversos actores sociales, políticos y del sector privado; sin dejar de reconocer que si bien México ha perdido competitividad en el ranking o nivel de posicionamiento, no debe ser tomado como base final para detectar las necesidades a mejorar, sino permitir una evaluación más amplia de las acciones que el País emprenda para evitar el rezago en el nivel de posicionamiento. Ello permitirá que en México asumamos esta realidad para diseñar esquemas de evaluación propios que nos exijan más que las evaluaciones internacionales existentes. Comparativo de indicadores de competitividad (WEF vs IMCO) Organismos Coincidencias o Similitudes Diferencias World Economic Forum (WEF) 1. Instituciones o Estado de derecho confiable y objetivo, 2. Macroeconomía estable, 3. Sociedad incluyente, preparada y sana, 4. Sofisticación de negocios y, 5. Eficiencia de mercados. 1. Infraestructura, 2. Capacitación y educación superior, 3. Tecnología e 4. Innovación IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C.) 1. Manejo sustentable del medio ambiente, 2. Sistema político estable y funcional, 3. Gobiernos eficientes y eficaces, 4. Relaciones internacionales benignas y 5. Sectores económicos con potencial. Fuente: WEF e IMCO. Sin embargo, es importante también resaltar que en el estudio “Doing Business”, México recuperó 19 lugares con respecto al 2005. Lo anterior evidencia que no se han perdido las posibilidades de realizar cambios que han impactado en mejorar la posición competitiva de México en al menos algunos de los siguientes factores: 1. Mercado Interno 2. Cadenas Productivas 3. Vocaciones de Desarrollo Regional 4. Macroeconomía 5. Entorno Internacional 6. Instituciones Públicas y Privadas 7. Seguridad Jurídica 8. Estabilidad Política y Paz Social La única vía para garantizar la competitividad de México a largo plazo es cerrando la brecha tecnológica con respecto a los competidores que van delante de el (países líderes), y ampliándola con respecto a los que van detrás. La ventaja competitiva más importante de cualquier nación es la tecnología e innovación, la cual es generada por el conocimiento productivo aplicado a los negocios vía la formulación, acumulación y uso pleno de capital intelectual. Sin embargo, en México dada la gran polarización social de las oportunidades económicas de su población, se requiere de un enfoque integral o sistémico que enfrente de manera efectiva la globalización y las brechas del desarrollo, para que el objetivo no sea solo medir los índices de competitividad sino identificar los obstáculos y diseñar las políticas públicas para la mejora y sustentabilidad de la competitividad para generar mayores oportunidades de acceso a niveles de bienestar de la población. Lo anterior permitirá enfrentar, como resultado de la globalización de los mercados, la nueva era de la información, del conocimiento y del cambio continuo, rápido e incierto. Sin duda alguna el reto para el proyecto del País en los próximos años será que para la instrumentación de este modelo se requerirán reformas y un cambio institucional que solo puede alcanzarse con consensos políticos. Por ello la necesidad de un Proyecto de Nación con Visión de Futuro, como el denominado “México 2030: Proyecto de Gran Visión”. Uno de los aspectos del gran impulso a la competitividad en el cual inciden la mayor parte de sus indicadores será continuar destinando recursos para el desarrollo empresarial de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas en el País; debiendo entender que el concepto de ventaja competitiva ha venido evolucionando ya que antes éste se basaba en la relación costo-precio y calidad. El nuevo concepto en la actualidad se deberá basar en la capacidad y velocidad de los actores económicos para aprender a innovar nuevos productos y procesos más rápido que en la competencia internacional. Independientemente de los esfuerzos encaminados para lograr la aprobación de las reformas estructurales que el País requiere, la propuesta de una visión sistémica que se asuma en la siguiente administración, no deberá conducir un esfuerzo aislado solo de responsabilidad de la autoridad gubernamental, sino también una corresponsabilidad entre todos los actores económicos (empresas, organismos no gubernamentales, instituciones gubernamentales, sector académico, cámaras empresariales, etc.), asegurando la implementación de actividades correlacionadas con retos específicos. Lo anterior coadyuvará para que éstos asuman la toma de decisiones de los cambios que deben de hacerse en el ámbito de sus competencias y responsabilidades. www.economia.gob.mx

Archivo de prensa

Powered by mod LCA