SOLICITA MÉXICO CONSULTAS CON ESTADOS UNIDOS POR RESTRICCIONES AL COMERCIO DE ATÚN

AddThis Social Bookmark Button

El día de hoy México solicitó formalmente la celebración de consultas con Estados Unidos en el marco de la Organización Mundial del Comercio, OMC, por las restricciones que mantiene dicho país sobre el atún mexicano.

La presente controversia se refiere a la negativa de Estados Unidos de permitir el uso de la etiqueta dolphin-safe (delfín a salvo) en el atún importado de México. Lo anterior impide la comercialización efectiva del atún mexicano a ese país.

México no puede obtener la etiqueta dolphin-safe porque la legislación estadounidense, con base en la interpretación de sus cortes nacionales, prohíbe que ésta se utilice en relación con el atún capturado con redes de cerco, independientemente que se cause o no daño a los delfines.

Los métodos de pesca de México cumplen con los lineamientos en materia de protección al delfín aceptados por la Comisión Interamericana del Atún Tropical, de la cual Estados Unidos es miembro, y son plenamente sustentables. Sin embargo, los lineamientos adoptados por dicho país son más restrictivos que los acordados a nivel internacional y carecen de un sustento científico.

México considera que estas medidas pueden ser violatorias de diversas reglas de la OMC, incluyendo las obligaciones de trato nacional y nación más favorecida contenidas en el GATT de 1994, así como de diversas disposiciones del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio de la OMC.

México ha perdido más de una tercera parte de su flota atunera a causa de las restricciones injustificadas de Estados Unidos. De eliminarse las barreras al atún mexicano, se estima que el sector se beneficiaría de un incremento sustancial de las exportaciones.

Conforme a las reglas de la OMC, las consultas deberán realizarse dentro de un plazo de 30 días. De no alcanzar una solución favorable, México tendrá la opción de solicitar el establecimiento de un panel arbitral ante la propia organización, mismo que deberá pronunciarse sobre las reclamaciones del país.

El embargo atunero de Estados Unidos fue retirado en 1997, por lo que la actual controversia no versa sobre el embargo sino sobre el hecho de que no se permite que el atún mexicano porte la etiqueta dolphin-safe.

México ha intentado solucionar este tema en diversos foros sin poder alcanzar una solución satisfactoria.