Discursos

Versión estenográfica de las palabras del secretario de Economía, Bruno Ferrari, en la Inauguración del 36 Congreso Nacional de la Industria del Vestido.

AddThis Social Bookmark Button

 

Versión estenográfica de las palabras del secretario de Economía, Bruno Ferrari, en la Inauguración del 36 Congreso Nacional de la Industria del Vestido.

 

 

 Solidaridad, Quintana Roo, 26 de octubre de 2012.

 

 

Licenciado Roberto Borge Angulo, Gobernador del Estado de Quintana Roo.

 

Licenciado Sergio López de la Cerda, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido "CANAIVE".

 

Licenciado Francisco Funtanet Mange, Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de la República Mexicana "CONCAMIN".

 

Amigas y amigos:

 

Me da mucho gusto estar el día de hoy aquí con ustedes en esta bella ciudad en representación del Presidente Felipe Calderón, quién les envía un cordial y afectuoso saludo.

 

Agradezco la invitación de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, en particular de su Presidente el Licenciado Sergio López de la Cerda, para inaugurar este Trigésimo Sexto Congreso Nacional de la Industria del Vestido, un evento que sin duda, redundará en grandes beneficios para este importante sector de la economía de nuestro país.

 

Agradezco igualmente al Gobernador Roberto Borge por la hospitalidad con la que siempre nos recibe en su estado.

Primero que nada, quiero aprovechar esta ocasión para reconocer el trabajo que ha venido realizando la Cámara Nacional de la Industria del Vestido para consolidar a esta industria como una de las actividades más dinámicas de nuestra economía.

 

Todos sabemos la importancia que tiene esta industria para la actividad manufacturera y exportadora de nuestro país.

 

El sector que ustedes representan es de gran relevancia, no solo porque es una importante fuente de empleo para los mexicanos, sino porque además, genera una importante cadena de suministro y es una importante exportadora de productos elaborados por manos mexicanas.

 

Una muestra de lo anterior, es que después de la crisis que enfrentamos en 2008 – 2009, esta industria nos ha permitido recuperar más de 28 mil puestos de trabajo a partir de 2010 y hasta septiembre de este año. Además, si tomamos toda la cadena textil-vestido, gracias a este sector hemos recuperado cerca de 40 mil empleos (39,933), registrando actualmente un total de casi 415 mil puestos de trabajo (414,638).

 

Además, en los primeros ochos meses de este año, las exportaciones de la cadena textil-vestido ascendieron a cerca de 4 mil 500 millones de dólares (4,485 mdd), de los cuáles, 3 mil 400 millones fueron específicamente de la industria del vestido.

 

Asimismo, es importante señalar que el 98 por ciento de los más de 65 mil establecimientos (65,555) de la industria textil-vestido son micro y pequeñas empresas. Empresas, que como todos sabemos, constituyen una pieza fundamental en la economía de nuestro país.

 

Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados que hemos tenido en los últimos años en este sector, estamos conscientes de que la industria del vestido enfrenta cada día una mayor competencia. Y por ello, debemos sumar esfuerzos y seguir trabajando juntos, para enfrentar los retos de un mercado cada vez más exigente.

 

En este contexto, para seguir fortaleciendo a la industria mexicana del vestido y para elevar su competitividad, la Secretaría de Economía ha llevado a cabo, conjuntamente con ustedes, importantes acciones:

 

En primer lugar, hemos mantenido una protección arancelaria para los sectores más sensibles con el fin de evitar la competencia desleal. No sólo seguimos protegiendo a nuestras industrias, sino que lo hacemos aún mejor que muchos de nuestros competidores. Por ejemplo, los productos de sectores como el vestido conservarán un arancel promedio general de 20 por ciento.

 

En segundo lugar, hemos trabajado conjuntamente con este sector para incrementar la productividad de la cadena textil-vestido. Por ejemplo, a través del programa de compras de gobierno, hemos impulsado a esta industria promoviendo una mayor participación de las pequeñas y medianas empresas en la oferta de bienes al gobierno. De esta forma, sólo en 2011, destinamos más de mil 500 millones de pesos (1,501 mdp), a compras a estas empresas, lo que representó un monto 95 por ciento superior al año anterior.

 

Asimismo, hemos apoyado con financiamiento el estudio antropométrico realizado por la CANAIVE, y que ahora nos permite conocer con precisión las tallas de la población mexicana en las distintas regiones del país, lo que sin duda nos permitirá elaborar productos diferenciados y a la “medida” de los mexicanos.

 

En tercer lugar, hemos trabajado para establecer condiciones que propicien la inversión y la actividad productiva.

 

Con el lanzamiento de la Ventanilla Digital Mexicana de Comercio Exterior,  hemos facilitado la actividad exportadora e importadora de mercancías a través de un único punto de entrada, lo cual facilitará la gestión de las empresas y reducirá los costos en las operaciones de comercio, particularmente del comercio exterior.

 

Además, gracias a los 12 tratados de libre comercio con los que cuenta México y que nos brindan acceso preferencial a 44 países, hemos logrado diversificar nuestras exportaciones y promover el crecimiento y desarrollo de nuestra industria del vestido.

 

Y por último, a través de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales, en la Secretaría de Economía, hemos mantenido abiertos los canales de comunicación para brindar asesoría en investigaciones donde se presuman prácticas de dumping y otras prácticas comerciales desleales.

 

Por ejemplo, el pasado 15 de octubre, solicitamos formalmente la realización de consultas con el gobierno de la República Popular China por los subsidios que ese país otorga a los sectores textil y del vestido, lo cual ocasiona una importante afectación a los intereses de México y violan las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

 

Con estas y otras acciones que hemos venido realizando en la Secretaría de Economía en colaboración con la CANAIVE, garantizamos condiciones de competencia justas, impulsamos la productividad y competitividad de este sector, promovemos la innovación y calidad de sus productos, y demostramos que la industria mexicana del vestido tiene todo para competir en igualdad de circunstancias y para ganar en cualquier mercado.

 

Amigas y amigos:

 

Desde el primer día de la administración que encabeza el Presidente Felipe Calderón, hemos trabajado arduamente para convertir a México en una economía cada vez más dinámica, más fuerte y más competitiva. Para convertir a México en un país con mayor capacidad de desarrollo y de generación de empleo para todos los mexicanos.

 

Esta tarea, fue siempre desarrollada con la firme convicción de que la mejor manera de lograrlo es con el trabajo conjunto de empresas y gobierno.

 

Es por ello que hoy, los invito a que sigamos trabajando juntos para consolidar a una industria del vestido cada vez más productiva y cada vez más competitiva. Una industria que genere más y mejores empleos, empleos de calidad que requiere nuestro país en beneficio de todos los mexicanos.

 

Quiero reconocer el esfuerzo y el compromiso que la CANAIVE ha mostrado para fortalecer a este sector, ya que su trabajo cotidiano ha sido fundamental para mantener una industria pujante y dinámica, que genera empleo y que brinda más y mejores oportunidades para muchos mexicanos.

 

Sabemos que todavía hay mucho por hacer. Pero tengan la certeza de que hasta el último minuto de esta administración, en la Secretaría de Economía siempre encontraran un aliado que seguirá velando en todo momento por un comercio justo y por establecer las mejores condiciones para el desarrollo de la industria mexicana del vestido.

 

Los invito a que sigamos trabajando juntos para lograr el México más próspero y más justo que todos anhelamos. Muchas gracias.

 

--oo00oo--