Versión estenográfica de la Conferencia de Prensa ofrecida por el Secretario de Economía, Bruno Ferrari

AddThis Social Bookmark Button

Puerto Vallarta, Jalisco, 16 de abril de 2012.

 

 

BRUNO FERRARI:

 

¿Qué tal, cómo están? Me da mucho gusto saludarles. La razón por la que queremos platicar un poquito es para poder transmitir la importancia de la Reunión Ministerial  de Comercio del G-20 que vamos a tener dentro de los eventos que tendremos aquí en Puerto Vallarta.

 

Como ustedes conocen, México, como presidente del G-20 ha convocado a una Reunión de Ministros de Comercio, de Industria, los días 19, 20 de abril en Puerto Vallarta, Jalisco, inmediatamente después de este Foro Económico Mundial de la Región de Latinoamérica.

Los jefes de Estado y de Gobierno del G-20 instruyeron a sus ministros a llevar a cabo una discusión sustantiva sobre los beneficios y oportunidades para el sistema multilateral de comercio.

 

Antes de empezar con los objetivos de esta Reunión Ministerial y los temas que se discutirán y analizarán, permítanme hacerles un pequeño resumen de la importancia del G-20 y del contexto actual del comercio internacional, para ponerlos dentro de todo lo que nosotros pensamos hacer.

 

Los países miembros del G-20 representan casi el 90 por ciento del PIB mundial y el 80 por ciento del comercio internacional, además de casi el 60 por ciento de la población mundial que vive en los países miembros del G-20.

 

Esta es una realidad, no es lo que nosotros más quisiéramos, de eso se trata también, de generar más y mejor comercio con otros lugares del mundo, pero esta es una realidad, realidad que tenemos que afrontar.

 

Los países del G20 son: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

 

El crecimiento del comercio mundial fue de cinco por ciento en 2011, una marcada desaceleración con respecto al repunte del 13.8 por ciento de 2010. Lo inquietante es que de acuerdo a las últimas estimaciones de la Organización Mundial de Comercio, la OMC, este decaerá aún más en 2012 y registrará una tasa de 3.7 por ciento.

 

La OMC atribuye la desaceleración al hecho de que la economía mundial está perdiendo impulso debido a varias perturbaciones, incluida la crisis de la deuda soberana que afecta a Europa.

 

En Cannes, el G-20 reafirmó su compromiso de resistir al proteccionismo en todas sus formas, así como avanzar en la agenda multilateral de comercio. Evitar el proteccionismo y fortalecer el sistema multilateral de comercio. Esto se refiere a la importancia de este sistema multilateral como una manera de evitar estas prácticas proteccionistas. Apoyo al mandato de avanzar en la Agenda de Doha para el Desarrollo, el fortalecimiento de la OMC con la finalidad de que tenga un papel mucho más activo en el mejoramiento de la transparencia y el funcionamiento del mecanismo de solución de controversias.

 

Los objetivos específicos son cinco:

 

Que los ministros reconozcan la importancia de mantener los mercados abiertos para que el comercio sea fluido, a través de cadenas de valor globales y regionales. 

 

Que los ministros también reconozcan que hay un vínculo positivo entre el comercio y el crecimiento. Esto cada vez más se pone más en evidencia. 

 

Que se deben considerar estas como las preocupaciones de los países en desarrollo, particularmente de los países menos adelantados para la integración de las cadenas de producción globales y regionales.

 

Es muy importante, como lo hemos venido platicando, darnos cuenta de que cada país es bueno para ciertas cosas y lo importante es llegar a la integración de cada uno de nuestros países para poder tomar lo mejor de cada uno para nuestras exportaciones, es decir, que nuestras importaciones vengan mejor preparadas, nuestras exportaciones sin duda tendrán un mayor éxito.

 

Que es deseable también que los organismos internacionales que apoyen el G-20, por ejemplo, la OMC, la OCDE, la UNCTAD, hagan un mayor análisis sobre los temas discutidos en esta ministerial.

Y también que se pueda abrir la posibilidad de mecanismos que refuercen la vigilancia y los reportes sobre antiproteccionismo que con periodicidad hacen la OMC y la OCDE.

 

Y finalmente, que se siembre la idea de establecer un mecanismo de revisión de pares, el llamado “a futuro” sobre las prácticas que hacen todos los países miembros de estas organizaciones.

 

Confirmar el apoyo y orientación política para Doha acordados durante la Octava Reunión Ministerial de la OMC en Ginebra, que fue en diciembre del año pasado. Para la Reunión de Ministros de Comercio, además de los 20 miembros del G-20 a los que ya me referí anteriormente, vamos a contar con la participación de nueve invitados, siete países: Perú, Camboya, Chile, Colombia, España, Nueva Zelandia y Singapur, así como del director general de la Organización Mundial de Comercio, el señor Pascal Lamy y el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ángel Gurría.

 

La Reunión Ministerial de Comercio, G-20, tendrá tres sesiones distintas de trabajo. Los temas que México propone son dos: uno: cadenas globales de valor; y dos, la relación entre el comercio y el crecimiento económico y el efecto de esta relación en los empleos.

 

Es también muy importante subrayar precisamente que a mayor comercio, a mayor relacionamiento que exista, a mayor inclusión de esas cadenas productivas, sin duda alguna hay mucho mayor empleo y eso es algo que le hace falta a todo nuestro planeta.

 

Esta es la primera vez que los ministros de comercio del G-20 discutiremos a fondo temas como las cadenas de valor y la importancia de la relación del comercio, como el empleo y el crecimiento.

Sí quiero subrayar que esta es la primera vez en la que se realiza una reunión de este tipo y es muy importante, dada la convocatoria que se ha hecho, la respuesta que se está teniendo precisamente en este momento de la participación de tantos y tan interesados países en este tema.

 

Para el primer tema, el objetivo es generar mayor conciencia sobre la importancia de que las cadenas de suministro funcionen de manera fluida, sin sobresaltos, y que se propicien las condiciones para incrementar un mayor comercio y con ello se fortalezca el sistema multilateral de comercio.

 

El rápido progreso tecnológico y los bajos costos en la transportación han cambiado también la logística, el sistema de comercio mundial, dando paso al surgimiento de cadenas globales de suministro.

La producción de bienes y servicios se ha organizado y segmentado globalmente, de manera que diferentes países, como se los decía anteriormente, se han especializado en distintas actividades, por lo que es fundamental establecer mecanismos que faciliten el comercio y promuevan las cadenas de valor y no las restrinjan, es como yo ya se los he estado comentando, si queremos competir, si queremos ser cada vez más competitivos y poder hacer llegar nuestros productos a mayor número de países, pues tenemos precisamente que hacerlo.

 

No hay mejor forma de competir que compitiendo, y esto es algo muy importante en lo que estamos trabajando.

 

Las barreras sobre los insumos incrementan el costo de la producción, erosionan la competitividad de las empresas y afectan las decisiones de la inversión. Mejorar las mediciones y el conocimiento sobre los flujos comerciales ayuda a comprender las formas de manejar, de la mejor forma, las independencias, interdependencias existentes entre las economías que se respaldan en el diseño de políticas comerciales, de regulaciones álgidas sobre las cuales necesariamente hay una afectación, sea positiva o negativa en el comercio.

 

Al mismo tiempo, el contar con estadísticas que reflejen el verdadero valor agregado resultante del comercio llevará a redefinir el panorama sobre los desequilibrios comerciales entre los países.

 

Sobre el otro tema, es conveniente recordar que la apertura comercial ha permitido a las economías disfrutar de los beneficios de la especialización y focalizarse en aquellos sectores en los que le son más productivos, incluso dirigir en muchos casos la educación, la formación de nuevos profesionales específicamente para esas áreas de crecimiento, con lo que se garantiza también la seguridad de un empleo.

 

El comercio ha impulsado la competencia, la innovación y las economías de escala, que son tan importantes en el comercio, permitiendo al mundo hacer un uso más eficiente de los recursos que son escasos, y que tenemos que saber quién los utiliza mejor, quién sabe introducirlos mejor, quién sabe a su vez, también, manejar la logística para que puedan llegar a un mejor precio.

Como consecuencia, los consumidores han disfrutado de precios bajos y mayores opciones de compra. Al mismo tiempo, las empresas más competitivas han tenido acceso a mejores insumos y también a mercados más grandes, donde antes sus productos no llegaban.

 

Una mayor apertura de mercado va de la mano con un mayor desempeño económico, tanto en economías desarrolladas como en economías en desarrollo.

 

El comercio está claramente correlacionado con incrementos en el ingreso real y el incremento de la productividad. Como resultado, el comercio ha contribuido a combatir la pobreza alrededor del mundo de forma más definida.

 

Es evidente que todavía hace falta un trabajo mucho más profundo en ese sentido. Sin embargo, las condiciones están dadas. 

 

Hay que tener en mente que los resultados del comercio sobre el mercado laboral dependen de una multiplicidad de factores tales como son: el grado de apertura o exposición al mercado global; la estructura de la economía misma; la orientación y capacidad institucional; la rigidez del mercado laboral; el nivel de desarrollo del capital humano, que también es fundamental, y también el robustecimiento de las redes de seguridad social.

 

Y por último, algo que cada vez tenemos que desarrollar más en  todo el mundo es una infraestructura adecuada que hace de cada uno de los países pues una plataforma, precisamente, un puente, por llamarlo de alguna forma, entre las importaciones y las exportaciones que hacen los distintos países, como es el caso del nuestro.

 

México está convencido de que el G-20 es una plataforma multilateral de cooperación, de tal forma que la Reunión Ministerial de Comercio, esta Reunión sin precedentes, nos brinda la oportunidad de buscar alternativas para fomentar el crecimiento económico sustentable, además de promover una economía global abierta, con un ambiente de negocios amigable para el comercio y la inversión.

 

Yo les agradezco mucho su participación y creo que con esto vamos a poder exponer un poquito pues cuáles son los temas principales sobre lo que va a estar ocurriendo en esa Reunión Ministerial después de este Foro Económico Mundial en la región Latinoamérica que tendremos. Y estoy a sus órdenes.

Archivo Prensa

Powered by mod LCA